Cuba : Una Cultura Fascinante

Puro sabor cubano

En nuestro viaje por la isla Hostales DRobles propone diferentes paradas. Una de ellas se introduce en la producción del Ron Cubano con su marca insigne Havana Club como arte de combinar esencias para que surjan bebidas como el popular mojito cubano, el daiquiri, el cubata o cubalibre y muchos más. La entrada a fábricas de rones o a alguno de  esos sitios donde el avezado barman prepara nuestros tragos típicos, le permitirá conocer los secretos de la calidad de nuestras bebidas y cómo se entrenan los cubanos para ser experimentados bebedores y especialistas en el reconocimiento de tragos exquisitos.

 madeincuba_0017

La Bodeguita del Medio

Siempre posee un movimiento impresionante,tanto de turistas extranjeros como cubanos, lo que le ha otorgado la identidad de ser un sitio de encuentro imprescindible, un lugar que no es posible dejar de visitar. Este es un sitio entre lo romántico y lo festivo, que atrae a grupos de música popular y a trovadores que musicalizan sus poemas en medio del constante ir y venir que envuelve a la calle de La Bodeguita. Atrayente por haber sido uno de los lugares favoritos del escritor Ernst Hemingway o haber sido visitada por numerosas personalidades de otras épocas, cada vez más se adentran en ella en su paso por La Habana las nuevas estrellas de escenarios internacionales, artistas en general, políticos e intelectuales, con la intención de seguir dando magia a este espacio, mucha de la cual emana de los grafittis, citas, y fotografías que tapizan sus paredes.

 madeincuba_0011

Al corazón de la tierra tabaquera

Hostales DRobles te propone conocer en una de nuestras rutas, al salir de La Habana, la tierra del tabaco, Pinar del Río. En sitios como San Juan y Martínez se hallan los cultivos del mejor tabaco del mundo. Es una oportunidad para contemplar y desandar estos campos, aprender cómo se eligen las mejores hojas y también el arte de fumar un buen puro, al dialogar con sus propios cultivadores, los llamados vegueros. Sus manos, manchadas tanto por el hábito de la siembra y la recogida, como por el consumo del tabaco, son las maestras que enseñan a distinguir la calidad de estos productos y a saborearlo con la ritualidad que el acto merece.

madeincuba_0016

De corsarios y piratas

Su faro parece querer iluminar toda La Habana. Su luz atrae como canto de sirena a los barcos que entran a la bahía. El Morro, como popularmente es conocido este castillo, fue construido en 1585 y esbozado por el célebre ingeniero Juan Bautista Antonelli, resulta una parada fundamental en cualquier recorrido por la capital cubana.

Al caminar entre sus muros, se vuelve a la época en que corsarios y piratas pretendían tomarla. Desde aquí se alcanzan vistas espléndidas de la ciudad; es posible sentarse en uno de sus bares interiores o bajar a las piedras que rozan el mar. Este castillo invita a la contemplación, al conocimiento de la historia y a hurgar en sus leyendas. También se atrapan desde aquí vistas impresionantes de la ciudad y las más hermosas imágenes de la caída del sol entre las aguas del mar Caribe.

Castillo de los Tres Reyes Magos del Morro

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!